Ir al contenido

Una apuesta por la Ingeniería Espacial

astronomia magazine pld space viguri

Portada de la revista Astronomía del mes de abril de 2014 en el que se publica el siguiente reportaje.

ABRIL 2014.- En el programa de radio, en varias ocasiones, nos hemos hecho eco de iniciativas ingenieriles y aeronáuticas muy atractivas e interesantes, sobre todo para los oyentes del programa y amigos de las sondas espaciales. Todas estas iniciativas han sido posibles gracias a intrépidos aficionados a la astronomía. Y lo hemos comentado en varias ocasiones también con Ángel Gómez Roldán, director de esta publicación, al repasar -por ejemplo- la portada del número 173 de la revista (noviembre de 2013) cuyo gran titular rezaba “Telescopio Sunrise”.

En el interior de este número de AstronomíA Magazine se incluía un reportaje dedicado al proyecto Daedalus de la asociación Astroinnova, cuyo equipo liderado por el murciano Fernando Ortuño, adhirió su instrumental IRIS al armazón del telescopio Sunrise y obtuvo un total de 9,4 horas de vídeo y 3.987 fotografías en HD de nuestra Tierra y su atmósfera entre Suecia y la tundra canadiense. Gesta lograda gracias al apoyo de los institutos Max Planck y Kiepenheuer de Alemania; el High Altitude Observatory y la NASA;  instituciones españolas como las Universidades de Valencia y Politécnica de Madrid; el INTA, o los institutos de Astrofísica de Andalucía y Canarias. Realmente toda una hazaña para un grupo de aficionados. Algo memorable.

Y ahora Payload Space

En el año 2011 los jóvenes alicantinos Raúl Torres, Raúl Verdú y José Enrique Martínez constituyeron la empresa privada Payload Space (PLD Space) “al abrigo” de la fundación Quorum, con sede en el campus de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante).

Entre los diversos retos marcados por las cinco personas que hoy conforman la compañía, al margen de los propiamente ingenieriles y que ahora explicaremos, el más importante es el económico. Y es que, esta sociedad de capital privado, se enfrenta a un suculento presupuesto “regado” por la nada desdeñable cifra de un millón de euros. Y acaban de empezar.

Así lo contamos el martes 18 de febrero en Radio San Vicente del Raspeig (Alicante), durante el programa el Cinturón de Orión mientras entrevistábamos en el estudio al gerente de PLD Space Raúl Torres. Toda una experiencia radiofónica difícil de olvidar, especialmente por el entusiasmo que despertó tanto Javier Armentia  (colaborador del programa) como a servidor. ¡Estábamos hablando con uno de los fundadores de la que será la primera empresa privada española dispuesta a diseñar, construir y hacer volar un cohete de carga! Fascinante.

Nos explicaba Raúl Torres que su objetivo en 2011 al constituir PLD Space era cubrir un nicho de mercado “sin competencia en España y con escasa competencia en Europa” ya que “tradicionalmente el negocio se ha centrado en los grandes lanzadores y no tanto en los cohetes de sondeo o de bajas órbitas con cargas de pago de hasta unos 100 kilogramos”. No sin razón Raúl Torres nos añadía que su modelo de negocio “está más basado en una mentalidad americana que europea”, ya que, según sus palabras, en el viejo continente “hay más clasicismo” y “Europa es más conservadora”. Pero también nos aseguraba que su objetivo era “buscar al inversor no tradicional”, que estuviera dispuesto a invertir en una carrera espacial sin parangón en nuestro país. Y así está ocurriendo en 2014.

También le dedicamos unos minutos a recordar antecedentes similares llevados a cabo por nuestro ministerio de Defensa a través del INTA (capital público). Recordaba Javier Armentia los cohetes “Capricornio”. Raúl Torres remarcaba que “ese es el objetivo” de PLD Space: Un cohete 100% español pero de capital privado y con capacidad para cargas ligeras de hasta 100 kilogramos de peso con el propósito de “proveer acceso comercial y científico al espacio”.

Pero la pregunta del millón es “¿para cuándo veremos el primer lanzamiento?”. A esta cuestión nos contestaba Raúl Verdú, la otra parte de Raúl Torres, ingeniero industrial responsable del diseño y construcción del lanzador: “Nuestro primer objetivo está claro y es encender el primer motor de un cohete de combustible líquido que se haya hecho en España antes de acabar 2014. Es decir, tener un motor-cohete funcionando. Eso sería todo un éxito”. Verdú nos agregaba que esto “significaría que los dos equipos diferenciados que tenemos ahora en la compañía (diseño y ensayos) han funcionado bien y lo han hecho los dos”. Ciertamente, como bien añadía en este punto Javier Armentia, “aunque resulta evidente que lanzar un cohete es básicamente superar la fuerza de la gravedad en realidad no lo es tanto”. Y de ahí el gran mérito que se deberá de dar a PLD una cumplidos sus objetivos para este año.

Conversamos también con el ingeniero Raúl Verdú acerca de las patentes. Nos reconocen que los diseños actuales datan de hace más de 50 años. Así, por ejemplo, comentaba Armentia que los desarrollos de los exitosos cohetes V2 son de los años 40 del pasado siglo. De hecho “el primer vuelo orbital del Sputnik I es de 1957”. Y es que, realmente “no es fácil escaparse del pozo de gravedad de nuestro planeta”, insistía Armentia.

Primeras misiones comerciales

Los primeros encargos a conseguir por parte de PLD Space consisten en desarrollar un lanzador suborbital para hacer vuelos parabólicos de unos 7 minutos de duración y conseguir la ingravidez. Esto servirá para validar, por ejemplo, la viabilidad de sistemas tecnológicos de futuras misiones espaciales más complejas. Se empleará para ello un cohete de dos etapas de combustible líquido (oxígeno líquido y queroseno). Más adelante, reutilizando el mismo lanzador con algunas reconfiguraciones, el siguiente paso será desarrollar un vehículo lanzador orbital, para poner en órbita pequeños satélites (para poner en funcionamiento, por ejemplo, los sistemas validados previamente). La compañía, de este modo, podrá poner cargas de pago a unos 250 kilómetros de altura, donde la atmósfera aun ejerce influencia y frena a los objetos; un perfecto suave freno que facilitaría, pasados unos 4-6 meses, el reingreso de la tecnología a la atmósfera y su posterior desintegración, evitando así el aumento de la basura espacial.

Desarrollo actual

Tras la entrevista con Raúl Torres y Raúl Verdú,  hemos vuelto a hablar con ellos y nos han añadido que la empresa actualmente tiene tres líneas de trabajo: Por un lado está desarrollando el sistema de propulsión de la 2ª etapa del lanzador basado en un motor cohete de propulsión líquida criogénica tipo KeroLOx, desarrollo nunca antes abordado en España. También, dado que no existen infraestructuras donde probar dicho sistema se está construyendo un banco de ensayos en la localidad de Salinas (Alicante). Y, en tercer lugar, la están llevando a cabo los desarrollos de forma paralela en aviónica de vuelo y aero-estructuras. Para ello, participan en el desarrollo técnico las empresas Emxys y Comet ingeniería, en aviónica y cálculo estructural del lanzador. Está previsto, que el primer lanzamiento pueda llevarse a cabo a finales de 2016, hito para el que la empresa está preparándose.

Twitters : @payloadteam @raultorrespld @ingverdu

Web: www.pldspace.com

Manuel Rodríguez de Viguri (@rdeviguri) presenta y dirige desde 2008 el programa de divulgación de la ciencia y la astronomía “El Cinturón de Orión” (@cinturondorion) que se emite los martes de 20 a 21 horas por la 95.2 FM y www.radiosanvicente.com. La web del programa es: www.cinturondeorion.com

PLDSPACE_I_042014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Control de veracidad, Captcha *